EL SUEÑO DE DAKHLA

Os dejo hoy con 4 poemas de Umar Abass, de su libro El sueño de dakhla, Ed. Algaida, Sevilla, 2008)


EL RÍO

Si el río quisiera obedecerme
ABU NUWAS

Hay tardes en que siento, aquí, en mi corazón, el río,
lo siento como siento que soy viejo.
Pero ajeno a mí, el río pasa y pasa,
mientras la tarde deja en las orillas una luz tibia,
olor a lodo, a flores muertas.
Sí, es este el río,
el que llega en las sombras,
el que muele las sombras,
el que arrastra las sombras.





















TINDOUF (DOS VARIACIONES)
[variación de un poema de Alí Salem Iselmu]


Si alguna vez cruzas la raya de mi tierra,
recuerda que su dueño no está allí,
sino al otro lado de esas dunas que avanzan,
como camello que espera
cobijado de la tormenta.
[variación de un poema de Mohamed Alí Alí Salem]
Me sé atrapado, compañera,
por eso debo masticar cada mañana
la sal y el cuerpo sin sombra del exilio,
las nubes que a la demencia me empujan,
el viejo sueño de despertar en Dakhla.




[ALTO ES EL CIELO]

A Rafael Vargas


Alto es el cielo
no para el que vuela más allá de las nubes,
ni para el que en él encubre su miedo o su arrogancia,
sino para quien se atreve a mirarlo
con ojos de inocencia, como acabado de nacer.
Alto no es quien desde el promontorio mira
a quienes pasan por debajo
o el que desde la gran muralla observa el horizonte
y juzga que todo está a sus pies,
sino el que nunca baja la mirada ante los hombres
y jamás halla fango en sus manos;
alto es quien por la calle va dejando vivas
y frescas amapolas y la luz de sus ojos
reparte entre los hombres;
no quien habla alto, ni el que a muchos habla,
ni el que imparte doctrina,
sino el que en la sucia taberna
escucha al extranjero o al sin voz,
el que duda y no halla nada sólido,
sino movimiento, tránsito.
Alto no es quien irrumpe en el templo
con voces estridentes,
sino el que en él, ensimismado,
escucha su voz, que surge de una grieta;
no es alto el músico porque al sonar el instrumento
a todos complazca y de todos se sepa admirado,
sino el que al tomarlo siente cómo en él vibra el mundo
y en sus dedos la nada del aire se llena de sentido,
pájaros que vuelan hacia el norte,
nimbos tejiéndose en la aurora.
Alto el que se entrega, el que se da,
el que lleva siempre a un niño
arrullado en sus ojos, el que se rinde por amor,
el que por amor destruye el palacio,
el que perdona, el que al llegar a casa,
secándose el sudor, exclama,
bien estuvo el día, lo he vivido.




[SI ASÍ LO QUIERES]

Si así lo quieres,
cubre el cielo de tinieblas
y azota las cumbres y enfurece a los ríos,
pero apiádate de esta casa
que he alzado por tres veces
de la furia y la sevicia de los hombres.
Nada conozco más frágil que estos muros
donde un mísero fuego cada noche
me calienta y me da luz,
así que hazme el favor,
pasa de largo
y de castigar castiga las murallas del alcázar,
que se alzaron para desafiar al mundo,
y no a mí, que a nadie desafío.

3 comentarios:

Rosario dijo...

ya era hora que dieses señales de vida.Menos mal que has vuelto a lo grande.besos

Nome Andrés dijo...

Me han gustado estos poemas. Un saludo

mm dijo...

Queridos Rosario y Andrés,

gracias por vuestra paciencia y por vuestra generosidad. La verdad es que no sabía dónde me metía con un blogg. No pretendía gran cosa, sólo abrir un espacio informal donde vosotros y yo pudiéramos dejar nuestras cositas, así sin ruido, sin más, como seres silenciosos, gente que se mueve entre la hojarasca.
Gracias por poblar esta pequeña ínsula. Procuraré aterrizar mucho más a meniudo.

venga