Vamos a tirar la casa por la ventana.Vamos a hacer de este blogg la rehostia. Aquí vamos a jugarnos los cuartos.

Invito a miss colegas isleños a escribir dos relatos (nunca más de tres líneas), inspirados en la isla. Los títulos han de ser los siguientes:

compro varices

el instructor de mambo

A aquel que consiga a juicio d elso lectores la mejor pareja de relatos le guardaremos la mejor hamaca e inventaremos para él / para ella una puesta de sol como nunca la ha visto. Ya digo, la casa por la ventana. Tenemos hasta finales de abril. El premio a todos los efewctos se denominará:

I concurso de relatos. La Sed es cosa nuestra.

6 comentarios:

María dijo...

Etheeeee, vamos ashá, pibe:

EL INSTRUCTOR DE MAMBO

Ya lo dijeron aquellos, los del Chambo. Que eso, eso que tanto repetían no debía ser bueno para nadie. Pero, claro, una cosa es lo que digan los de siempre y otra, bien distinta, es hacerse de una vez con la razones. Un dos tres, un dos tres, un dos tres…maaaamboooo.

COMPRO VARICES

Hacía tiempo que no pasaba por aquí. Lo cierto es que, aunque todos le echábamos de menos, a ninguno nos había dado por preguntar por él. Es lo que suele ocurrir, ¿no dicen eso los viejos? Y, precisamente, esa mañana de agosto reapareció con su cártel en la plaza: no más islotes sin zacho; yo, compro varices.

Rosario dijo...

COMPRO VARICES

Ya me parecía sospechosa tanta cola en todos lados,y para colmo,habian desaparecido todos los asientos habituales en las salas de espera...
Se había descubierto un componente milagroso en las varices humanas, con el que la piel queda como el culito de un bebé.!todo sea por la eterna juventud!

EL INSTRUCTOR DE MAMBO


Y yo que siempre me había considerado sosa y sin sentido del ritmo.!ja.ja!
!Qué verdad es que no hay mujer sin ritmo,si no hombre torpón!
Con este morenazo, es sentir sus manos en las caderas y !MAMBO!

David dijo...

COMPRO VARICES

En la esquina de Costanilla con Santo Domingo, junto al Zeppelin, se puede leer el cartel del abuelo Cosme, colgado en su balcón lleno de gitanillas:

"Compro varices, vendo chaise-lounges."


EL INSTRUCTOR DE MAMBO

Nadie supo explicar como Lucio, tras su extraña desaparición de casi tres años había conseguido que la hija menor del farmacéutico accediera a casarse con él. Pero lo que más nos extrañó fue el hecho de que tras el banquete nupcial bailaran un cha-cha-cha: todos sabíamos que Lucio era un vulgar instructor de mambo...

ROSA dijo...

Me apunto.


COMPRO VARICES
Colocó el cartel:”Compro varices”. Tejía con las azules venas un cordón umbilical para volver al seno de su madre.
El feliz día de la unión, su madre murió intentando atarlo abriendo su vientre.

EL INSTRUCTOR DE MAMBO

La mano abierta se agarraba a su culo, su enorme culo. La cadera junto a su bragueta. La cara se raspaba con la barba mal rasurada.
Al son de la música sus pechos respiran: “Hoy devoro al instructor de mambo”

COMPRO VARICES

Papi, dijo la abuela, la mejor bailarina que vio la isla, con ese culo tan respingón jamás aprenderás a bailar mango, así que me puse un cartel a la espalda a ver si con ellas adquiría la consistencia necesaria para bailar. Qué remedio.

EL INSTRUCTOR DE MAMBO

Desde que compré mis varices no hay quien pueda conmigo. Ahora trabajo de instructor de mambo.

mm dijo...

COMPRO VARICES
¿Instructor de mambo?. No, yo me dedico en exclusiva a las varices.

INSTRUCTOR DE MAMBO

Señora, yo no sé nada de varices. Yo venía por lo del anuncio. Sí, por lo de instructor de mambo.