DESEOS PIOS PARA COMENZAR EL AÑO

Otros años, queridos amigos, os he deseado lo mejor para el siguiente año, os he mencionado el pavo, los turroncicos, las lonchitas,  etc..., pero en este alucinante viaje virtual a la Edad Media que nos ProPonen nuestros nuevos amos, se me ocurre pedir para el año que viene:
que viajéis mucho (en caso de aborto no tendréis otro remedio) y si os da la ventolera os quedéis en el país de viaje,

que busquéis el calorcito humano (el otro está a precios imposibles) y no haced ascos de la oscuridad (mola taco el románico),
que vuestro amo (lo de jefe, querido, quedó tan atrás) os trate bien y os pague (aunque casi nada ) a fin de mes, o cuando pueda (no lo olvides: él debe ser tu héroe)
que no aparezcáis mucho por las manifas, que no es de buen tono e irrita mucho a quienes tanto velan por nosotros,
que en caso de ser mujeres, os hagáis por vuestra cuenta el cambio de sexo (ser mujer no mola mucho, no: vuestro reino es el de la lujuria y el de la estupidez, si no el de la obediencia ciega),
que hagáis lo imposible para no visitar un hospital, ni pedir cita en ninguna parte (si uno se va a morir de todas formas para qué carajo necesita medicamentos y si no, qué cojones, es un lujo).
que no tengáis hijos erasmus y si es posible no tengáis hijos ni nada que se le parezca (mejor peluches).
que en caso de tener hijos no pidáis becas, que el Estado no está para ayudar a los jetas de los niños pobres, litroneros, antisistemas y demás basura de esa,
que se os dé bien la religión o al menos a vuestros hijos (rezar en casa es una buena inversión: eso dará a vuestros retoños fortaleza espiritual y casi un punto plus para la media de bachillerato),
que tengáis don de lenguas, os servirá para trabajar en el extranjero,
que seáis condescendientes con la esclavitud, pues puede que tengáis que echar mano de ella,
que no tengáis que ir a un juzgado (es más barato que os desplumen por la calle. Para quien no tenga el corazón para atracos, se aconseja el tocomocho o las eléctricas),
que tengáis una jornada laboral (este deseo es aplicable sólo a elegidos) de al menos dos horas, más es un lujo,
que sigáis cobrando la jubilación, pero a ver si vais aligerando, que estos señores tendrán que acostarse,
que a los reyes les perdonemos sus deslices (quién no se ha merendado un elefante o a una duquesa austrohúngara que tire la primera piedra),
que no os revisen lo de la ayuda domiciliaria,
que dejéis lo de escribir versitos, novelicas, sonatitas, pelis y todo eso para cuando el país pueda permitírselo o pensad en un exilio mental en Copenhague, en Quito, en Montreal, ahhhhh, esas ciudades,
que dios os coja confesados,
que ahorréis, que tengáis a vuestros hijos en casa hasta la jubilación (no hay nada como la familia),
que dejéis de vivir tan bien como vivís, que luego pasa lo que pasa,
que no carguéis contra los bancos (ellos qué culpa tienen de que seamos unos manirrotos y unos pejigueras),
que os hagáis una cuenta en skype, que sale muy a cuenta cuando los tuyos se marchan al extranjero,
que os meáis la lengua en el culo o bien metáis la mano en la cartera,
que no os gastéis mucha pela en consultas soberanistas y que lo que dios unió no lo separe más,
que las princesas y sus maromos salgan en las revis con todo su glamour y no les incomode más la peña, los jueces y toda esa chusma, poruq así no hay quien viva,
que podáis comprar revistas,
que los corruptos (en qué familia no hay un distraído?) nos os impidan ver el bosque,
que el periodismo (jajajá) nos depare al menos medio centenar de marhuendas,
que sigamos batallando con Corea del Norte por el primer puesto en la impunidad internacional sobre el olvido (ser segundo en algo da tela de caché),
que los franchutes nos dejen en paz con nuestras leyes abortistas (acaso nos metemos nosotros en sus asuntos?),
que un día aparezca un jaguar en vuestro garaje,
que os toque la lotería siete veces seguidas,
que los bancos os devuelvan lo que es vuestro,
que os paguen cenas de mariscos a cuenta de cualquier administración (siempre
que no sea la vuestra),

que no aparezcáis en los papeles de bárcenas o, mucho mejor, que aparezcáis en los papeles de bárcenas,
que os guste Londres y el hilo musical de sus clínicas (aprovechad para ver escaparates) y el friso del partenon,


que no llueva sobre mojado,
que nos os suban el aire,
que no tengáis que pagar la primavera,
que las estrellas sigan siendo gratis,
que el amor no cotice en bolsa,
que las estaciones se presenten a su hora y sin letra pequeña,
que los perros sigan su costumbre de mear por las esquinas y no les apliquen la ley de vagos y maleantes,
que os consuele la risa de los niños aunque haya que declararla en  el IRPF,
que sigáis escribiendo versos aunque resultéis sospechosos y los nuevos torquemadas os apunten con el dedo,
que no os desahucien vuestra risa y vuestra dignidad,
que nos os contraten por horas vuestro corazón o vuestra inteligencia,
que sigáis haciendo escraches a vuestra indolencia y a vuestro desasosiego sin importaros estar infringiendo la ley,

que infrinjáis todas las leyes, excepto las que os dicte vuestro corazón, vuestra dignidad, vuestra risa,

y que os vaya bonito
y que aquí me tenéis, para lo que queráis.