NIEVE


Espero que soluciones tu vaina, colega. Tú ya sabes. Debes tener confianza en ti mismo. Que la nieve no te trague, sino que sirva para que tus pasos se vean desde la distancia.




CASANDRA

No podía creerlo. ¡Con mi mejor amigo! Era ella. Perdón, quiero decir, que es ella, que sigue siendo ella, que es ella misma, vaya, a pesar de esa frialdad, de ese escupirme sus palabras. Mire, durante años he seguido su pista por todas partes. Bien, quizás no me porté bien. Quizás se tomó demasiado a pecho aquella aventura, aquellos malos modos. Usted, que es taxista, sabrá perdonar todas estas pequeñas veleidades domésticas. El caso es que de un día para otro me abandonó y desde entonces no he hecho más que buscarla. Portugal, Francia, Italia, Alemania... el mundo no tiene secretos para mí. Allá donde había una pequeña pista, allá que iba yo, con el corazón en un puño, dispuesto a hacerme perdonar. Once años dando tumbos es mucho tiempo, así que, decepcionado y sin un céntimo, decidí regresar. Pero fue marcar el número de mi mejor amigo cuando, zas, se me apareció su voz. Dios, pensé, cómo no se me había ocurrido. Durante un par de segundos, dudé, pero no, no cabía la menor duda: era su voz. "Llama al número 931 22 45 23 -me dijo-. En este momento no podemos atenderle, pero si desea dejar un mensaje, por favor, hágalo después de oír la señal", añadió con maligna frialdad, pronunciando cada palabra como si me escupiera a la cara.