PISA

Si entras alguna vez en el blog, te habrás dado cuenta de que últimamente ando como gallina sin cabeza. Bueno, digamos que llevo unos días distintos. Llamémosles así. Distintos. Julio se marchó el martes de madrugada a Pisa para hacer su Erasmus. Cuando yo tenía acaso un par de años más que él también aterricé en Pisa una tarde. Estos días, mientras me mantenía "enchufado" con Julio, trataba de recordar mi desamparo, mis miedos, mis cosas, durante aquellos lejanos días. Yo estaba en Pisa porque un año antes había conocido en Donosti a un pintor pisano, Eligio Ciampi, a quien iba a visitar. Vivía él en Castellina Marittima, cerca de Liborno, lugar donde sigue trabajando en su molino. Su casa de Pisa estaba en vio della Scoula, muy muy cerca del Arno Mediceo y de la casa natal de Galileo. Por cierto que la casita natal de Galileo estaba frente por frente del Palazzo de Giustizia della Toscana. Seguramente no habría otro lugar en toda la región para albergar un tribunal como aquél, que tuvieron que alzarlo frente a la casa donde nació Galileo. En fin, hay ignominias y afrentas que parecen perpetuarse. Pues bien, allá anda Julio, paseando y recorriendo esas calles que tantos y tan buenos recuerdos amontonan en mi mente. Anda un poco perdido, tal vez asustado ante toda esa soledad que se le viene encima. Hoy ya dormirá en su nueva camera, después de un par de días buscando piso. En dos semanas la normalidad se instalará en su vida. Todo esto que ahora parece venirle grande será del exacto tamaño de él y de sus (in)certidumbres. Yo trato de pensar que pienso en él, pero tal vez piense en mí y por esa razón ando un poco volandero y no sé, no me reconozco en la realidad y en todas esas cosas que parecen pasar ante mí y ante el mundo.



EL TRAIDOR

El hombre duerme todo lo que en ellos se porche de noche, el asiento ahora, el suelo en una habitación alquilada de la ciudad. Rodeado por el banco, una escoba, un coche construido para mantener el olor y echar como un almacén, eres un puto contratados a través de ellos las ordenanzas de la Ciudad oscura. Yo merezco en algo? ¿Por qué lo tratan como tontos ayuntamiento? Escritor que fue a terminar de encontrar? Todo, todo lo en caja. En la mente. You can sonar estúpido, pero me dan. Contrata el Consejo chicos estos a ver qué pasaba con Nosotros Cuando se levanta en la aun es noche, tómelo en el metro cada mañana en la declaración y en la noche al lugar donde lo esperaba a él que es hombre, como las ventanillas, que esbirro cierto, dicen que el que Consejo de la Ciudad. Así que vamos a darle pequeñas como un individuo, es de esperar que levantarla, su derrumbo besos hogar a los niños que son sala de hacienda a la tarea su, la alarma que pusimos a seis y media y comienza a soñar con la casa la zona residencial, en la que Nadia Dejean, y mucho menos los esbirros de la Municipalid