APUNTES DEL NATURAL

Mañana marcho sobre Córdoba para presentar Apuntes del natural. Será en el Museo Arqueológico y el jueves haré lo propio primero en la Biblioteca de Huelva y luego en el 1900. No quiero perder contacto con el 1900, el lugar emblemático de la última poesía onubense. Recuerdo con pudor mis primeras lecturas en el 1900. Recuerdo incluso la primera vez que me acerqué por aquellos pagos. Se presentaba Las primeras hostias, un cuadernillo de los muchos que bajo el sello del 1900 se publicaron por aquellas fechas. Fue eso en abril del 93 porque en esos días nació Julio y yo andaba por Huelva a la espera de su alumbramiento. Recuerdo que una chica se me acercó y me vendió un ejemplar del cuadernillo por veinte duros. Comenzó y acabó la lectura y la chica que me había vendido el ejemplar se acercó a mí muy compungida para devolverme los veinte duros. Yo la miré un poco sorprendido, pero al parecer era el único ejemplar que habían logrado vender esa noche. La chica en cuestión no era otra que María Gómez. Al poco volví como lector, junto a Manolo López, Salvador y Juan Luis, de Cortegana los tres. Se editó para la ocasión un librito que se tituló Pata negra. Recuerdo que la gente se quedó bastante sorprendida ante la calidad del cuarteto. Supongo que, viniendo de las sierras, los capitalinos imaginaban una poesía mucho más montuna y ardua. Realmente los desorientamos bastante porque aquello que leímos era, creo, bastante más inquietante, pulido y brillante de cuanto esperaban. Esa fue la primera de un alarga lista de lecturas en el 1900, como digo, templo de la poesía en Hueva y no de los centros más activos y emblemáticos de la poesía española de los 90, gracias a la histórica labor de Uberto Stabile y a Antonio, que sigue en la brecha y a quien visito de tarde en tarde.,  aveces como simple oyente y otras como poeta invitado. El 1900 es un lugar extraño y desde luego el que prefiero para lecturas.  En fin, el jueves día 10, sobre las 10 de la noche, nos veremos allí. Que dios nos coja confesaos.