NOS FALTAN GRAMSCIs

NOS FALTAN GRAMSCIs

He empezado el año con Gramsci, un tipo formidable. Estoy tentado de traducir sus cartas desde la cárcel. Hay algo fantástico en ellas, su fuerza de voluntad, su esperanza, el autocontrol y esa cierta indefensión que tanto me gustan. Su honradez. Antes de morir quisiera, como dijo el poeta, traducir El oficio de vivir de Pavese, pero estoy tentado de ir abriendo boca y emprenderla con Antonio Gramsci. Cuando vemos a tantos meapilas de izquierdas -los que siempre van de rositas, para entendernos- el ejemplo intelectual y humano de Gramsci aún se eleva más en el cielo. Nos faltan Gramscis. Humana y políticamente.


Roma, 20 noviembre de 1926
Queridísima mamá
mucho he pensado en estos días. He pensado en los muchos dolores que te estoy dando, a tu edad y después de todas las penas que has pasado. Tienes que que ser fuerte, a pesar de todo, como lo soy yo y perdóname con toda la ternura de tu inmenso amor y bondad. Saber que eres fuerte y paciente en el sufrimiento será un motivo de fortaleza también para mí: piénsalo y cuando me escribas a la dirección que te daré, dame tranquilidad. Yo ando tranquilo y sereno. Moralmente estaba preparado para todo. Trataré de superar incluso físicamente las dificultades que puedan sobrevenir y permaneceré en equilibrio. Conoces mi carácter y sabes que siempre hay un puntito de alegre humor en su fondo: esto me ayudará a vivir. No te había dicho hasta ahora que me ha nacido otro hijo: se llama Giuliano y me escriben que está sano y crece bien. Por otra parte, Delio, en estas últimas semanas ha tenido escarlatina, aunque leve, pero en estos momentos no sé cómo anda de salud: sé que ya había superado la fase crítica y que andaba mejor. No debes preocuparte por tus nietos: su madre es muy fuerte y con su trabajo los sacará adelante muy bien.
Queridísima madre, no tengo fuerzas para continuar. He escrito otras cartas, pensado en tantas cosas y el no dormir me tiene un poco fatigado. Tranquiliza a todos: di a todos que no deben avergonzarse de mí y que deben superar la tontería y la mezquina moralidad del pueblo. Dile a Carlo que tiene que pensar especialmente en vosotros, que debe ser serio y laborioso. Grazietta y Teresina deben permanecer fuertes y serenas, especialmente Teresina, que va a tener otro hijo, como me ha dicho. También debe ser fuerte papá. Queridos todos, en estos momentos me sangra especialmente el corazón al pensar que no siempre he sido tan afectuoso y bueno con vosotros como debía y como merecíais. Queredme como siempre y acordaos de mí.
Os abrazo a todos. Y a ti, querida mamá, un abrazo y una infinidad de besos.

0 comentarios: